Mi Castigo

Mi castigo

En una noche de octubre
mirando estaba ala luna,
en esa noche oportuna
en que pronuncié tu nombre.

Fue tan grata mi sorpresa
al saber que tú me amabas,
que tu mirada traviesa
en mis ojos reflejabas.

Esa luna era de octubre
de un intenso plenilunio,
cuando hicimos el convenio
de casarnos en noviembre.

¿Como olvidar la mañana?
cuando se nos hizo noche,
en que llegó la fulana
causándome tu reproche.

Por su culpa me dijiste,
que te ibas a ir al convento,
quedándome yo muy triste
sin recobrar el aliento.

Yo que soñé ser feliz
viviendo siempre contigo,
por culpa de ese desliz
moriré con mi castigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: