Silvia

INSTANTES


En los muchos momentos que me veo tranquila,
he encontrado las ganas de vivir en la vida,
la degusto ambiciosa de ganar la partida
sin que duela el que deje una que otra herida.

He aprendido a ser libre en la cárcel del tiempo,
sin que esto me agobie pues son solo momentos
y valoro el instante que me llega el recuerdo
de las tardes aquellas que volaba en mis sueños.

Y me lleno de todo el sabor de lo hermoso,
de la niña feliz que brincaba de gozo,
que alcanzaba una estrella al cerrar de sus ojos
y a la luna encantada le decía mis enojos.

Luego vino esa edad en que todo lo puedo,
de luchar y ganar porque todo era bello,
de buscar en el mundo el camino a seguir
que me diera las armas y enfrentarme a vivir.

Ahora llega la tarde con sus tonos obscuros,
son instantes de vida aunque son taciturnos,
y parece que el alma se ahoga en susurros
que en algunos momentos son dolores agudos.

Pero…Son solo instantes que se van al instante,
porque de esos instantes se compone la vida,
de instantes de pena, de sonrisas, de ira,
de instantes de miedo que emprenden la huida.

Son instantes pequeños, enmarcando el futuro,
el pasado, el presente, como causa de todo,
de robarle la voz al silencio, al viento
y llevarla a tu boca en tan breves momentos.

Y llenarte de mí, aunque sea unos instantes,
y llenarme de ti, de tus labios besantes
y por magia y amor, como siempre, como antes
en el mar de tu vida… me he sentido almirante.

Y hago realidad los instantes difusos
en que muchos instantes recorría tus cabellos,
sin saber que era aquello que latía en mi pecho
que hacia que el amor estuviese al acecho.

Ahora sé que la vida me regala instantes,
de gozar de la flor, de la lluvia, del viento,
de dejar que el sol me regale sus rayos
que me hacen sentir y vivir con mis fallos.

¡Para mi son eternos estos bellos instantes!


HASTA MAÑANA

Y bien, es tarde ya, llega la noche,
está el cansancio, llegó el hastío.
Aquí se acaba un triste día, se lleva
sueños, lucha, trabajo y mi energía,

A la distancia tu voz escucho,
ahora noto que tu fatiga está en el límite,
te digo calma y te enfureces,
te doy mi apoyo y te enloqueces.

Estamos lejos, somos distantes
como la “A” para la “Z” en el alfabeto,
tú dices negro, yo aclaro: blanco
y recriminas con cierta ira mi desacuerdo.

A mi manera te estoy amando,
es un amor que te hace daño,
lo he notado, me está doliendo,
me voy de ti con el sabor del desengaño.

Volteo a ver a los culpables de este sufrir,
no siento odio, perdón te pido por mi sentir.
vine a buscarte desde otra vida
hoy he logrado volverte loco pensando así.

Así que, es tarde ya, despunta el alba,
cuelgo el teléfono, se acaba todo,
ya la factura de mis errores debo pagarla,
creo que muy cara pero sin odio.

De negro pinta la soledad que no subsana,
pero… ¿sabes? ¡Una mentira voy a contar!
a mi ilusión ahora le digo: No me despido,
no es un adiós sólo es… ¡Hasta mañana!
¡ENTRE LOS DOS!


AHORA

Si padeces insomnio allá por la alborada
puede ser que de ti , espero una llamada,
hazla si el corazón te pide que lo hagas
quizá yo este despierta esperando tomarla.

Haz cosas sin razón, porque ahora estás vivo
cuando el tiempo se acabe me tomará el olvido,
me iré al mundo extraño encerrado en misterios
y justo es ahí que cambian los criterios.

No abraces mi ataúd, te quiero aquí y ahora,
dime un te amo hoy que puedo ver la aurora
porque cuando me vaya ya no me servirá
así sea que ante mi tumba no pares de llorar

No quiero un mausoleo de mármol y granito
deseo solo una flor que me diga que existo,
que soy la bien amada de mí ser más querido
y que el amor sin límites llega hasta el infinito.

No quiero tu dolor arrastrando hasta el suelo,
ni tu arrepentimiento sin que tengas consuelo,
quiero lleves presente a la mujer sonriente
que vivió por amor en medio de la gente.

¿De que sirven los rezos de todo un novenario?
¿Gastarte los misterios de un eterno rosario?
¿De que sirve guardar un doloroso luto
Si cuando estaba viva no importé en lo absoluto?

Se secarán las flores, no podré disfrutarlas,
ni una misa cantada llegaré a escucharla
ni veré tus abrazos de dolor regalarme
ni todos los te amo que te negaste a darme.

Asi que, yo te pido un te amo ahora,
una flor que le aspire su perfumado aroma,
una oración de amor que emitas risueño
o furtiva llamada que endulce mis sueños.

¡Ahora solo quiero una mirada dulce!
¡Ahora solo quiero un abrazo entrañable!
¡Ahora solo quiero ver tus ojos brillantes!
¡Que la vida les de ese brillo chispeante!

Abraza a tu hermano, a tu amigo, al extraño.
Regala una sonrisa aunque vayas de prisa,
Sé feliz por vivir aunque el dolor te acose
Porque al sentirte vivo ya es todo un goce.

¡El momento es ahora…Porque después…Es tarde!



Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: